La isla de Bali se blinda ante la Conferencia de Cambio Climático

La isla indonesia de Bali estará vigilada las próximas dos semanas por más de 10.000 agentes de la policía y miembros del Ejército, encargados de garantizar que la Conferencia de Naciones Unidas para el Cambio Climático transcurra sin incidentes.


Del 3 al 14 de diciembre los puntos de entrada y salida a la paradisiaca isla por mar y aire estarán más vigilados que nunca, sobre todo durante la última semana, cuando se celebrarán dos encuentros ministeriales a los que asistirán titulares de Medioambiente, Economía y Finanzas de países de todo el mundo.

Según informó esta semana el portavoz de la Policía, Antonius Reniban, los informes de la inteligencia no han señalado que existan riesgos concretos de que de que se perpetre un ataque terrorista en la isla, que fue escenario de dos sangrientos atentados islamistas en los años 2002 y 2005.

Las autoridades han puesto en marcha una gran operación denominada 'Gran Templo 2007', en la que participarán cientos de coches y motos de patrulla y unidades especiales antiterroristas que estarán destacadas en los puntos clave la isla.

La Policía ha desplegado francotiradores y vehículos blindados en lugares estratégicos del aeropuerto internacional de Ngurah Rai, donde la seguridad se ha reforzado con la instalación de 200 cámaras de circuito cerrado, de cuatro nuevos escáneres que se añaden a los 17 existentes y la vigilancia de una decena de perros policía entrenados para detectar explosivos.

Además, barcos de guerra de la Armada vigilarán las entradas a la isla por mar, que peinan desde el mes pasado dos patrullas marítimas y 35 barcos de la policía.

Los puertos de Gilimanuk, en el oeste de la isla, Padang Bai, en el este, Celukan Bawang, en el norte y, sobre todo, el de Benoa, en el sur, estarán permanentemente bajo vigilancia intensiva.

Los pasillos y salas de la conferencia, que se celebrará en el Centro Internacional de Convenciones de la localidad de Nusa Dua, en el sur de la isla, serán vigilados por 64 agentes de Naciones Unidas y 140 policías indonesios, pero también por decenas de escoltas que acompañarán a las delegaciones oficiales de cada país.

Además de los encuentros en ese espacio se celebrarán alrededor de 200 eventos paralelos.

Se espera que asistan más de 15.000 personas al encuentro, entre las que habrá decenas de ministros, algún de jefe de Estado, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, el premio Nobel de la Paz Al Gore y famosos del mundo del espectáculo, como Leonardo DiCarpio o el cantante de Radiohead, Thom York.

Una consultora internacional de seguridad y gestión de riesgos advertía esta semana en Indonesia a sus clientes que 'quienes estén en Bali deben mantener un perfil bajo y permanecer vigilantes todo el tiempo, sobre todo si se visitan lugares frecuentados por extranjeros o identificables como extranjeros, que han sido objetivo de los terroristas en el pasado'.

También aconsejan tomar precauciones frente a las protestas y manifestaciones que llevarán a cabo grupos de defensa del medioambiente, como el Foro de la Sociedad Civil para la Justicia Climática, que agrupa a una treintena de ONGs indonesias y ha prometido organizar programas y actividades 'tanto dentro del marco de la Conferencia como fuera del mismo'.

En las últimas semanas las autoridades han vigilado muy de cerca la llegada a Bali de indonesios procedentes de otras islas y ha realizado redadas de manera regular.

Además, se han distribuido catálogos con fotografías de los 13 terroristas más buscados del país, la mayoría de ellos miembros de la red islamista Jeema Islamiya, considerada el brazo de Al Qaida en el Sudeste Asiático.

Las autoridades indonesias también han reforzado la atención hospitalaria, por lo que todos los hospitales de la isla estarán en estado de alerta durante la Conferencia y se completará su capacidad con 1.028 personal médico adicional, 21 ambulancias y varios hospitales de campaña.

1 comentarios: