¿Está la comida envenenada?


Últimamente ha salido en los medios de comunicación y sobre todo en algunos reportajes en televisión un mapa de España en el que se representa la existencia de arsénico en la tierra. A todos nos puede sonar esa palabra pero, ¿qué es realmente el arsénico?

El arsénico (As) es un elemento químico de la tabla periódica (número atómico 33)  que pertenece al grupo de los metaloides, también llamados semimetales, y es extremadamente tóxico. Lo podemos encontrar en la atmósfera terrestre, en rocas y suelos, en la hidrosfera y la biosfera.

¿Cómo puede llegar el arsénico a nuestros alimentos?

Como bien hemos mencionado anteriormente, el arsénico puede encontrarse en la tierra y en el agua, por lo que si uno de ellos o ambos se encuentran en nuestros cultivos, las plantas lo absorberán y se verán reflejados químicamente en sus frutos, frutos que nosotros comemos.

Uno de los más sonados es el arroz. Y es que el mayor envenenamiento de la historia de la humanidad se registra en el delta del Ganges, en Bangladesh y gran parte de la India, donde millones de personas han sido afectadas por problemas relacionados con la ingesta de arsénico.

Las aguas con las que se riegan los inmensos campos de arroz en India, arroz que es exportado a todo el mundo, España incluido, están contaminadas con altos niveles de arsénico, químico que es absorbido por el arroz que nosotros ingeriremos después. De hecho, la gastronomía asiática está basada principalmente en arroz, por lo que están expuestos diariamente a este químico que provoca que caigan enfermos muy pronto y no lleguen a superar en el mejor de los casos, los 50 años de edad.

Pero no hay que alarmarse, ya que Europa ha puesto límites al arsénico que debe contener el arroz que han entrado en vigor el 1 de Enero de 2016.

No existe riesgo para la mayor parte de la población, pero existen subgrupos que sí lo están, como pueden ser los celíacos y la población infantil. “El primer alimento que consumen los niños es arroz y la relación del peso del niño con respecto a la cantidad de arsénico que hemos detectado puede suponer un problema”, advierte el investigador español Antoni Signes, que trabaja junto al doctor Meharg en el Instituto para la Seguridad Alimentaria Mundial de la Universidad de Queen (Belfast, Irlanda del Norte).

Con la nueva reglamentación europea más de la mitad de los actuales productos infantiles derivados del arroz han dejado de ser legales, según asegura el investigador español.

Pero no sólo se trata del arsénico, todos los químicos que se usan para abonar las tierras, insecticidas, herbicidas… pasan a los alimentos… químicos que acabaremos ingiriendo. Químicos que si pasamos de los máximos recomendados, pueden suponer un problema para nuestra salud. Individualmente cada producto está entre unos límites, pero comiendo varios productos aumentamos la ingesta de químicos pudiendo llegar a ser nocivos…

Queremos recomendaros un reportaje emitido en Cuatro, en el programa “En el Punto de Mira”, en él se habla de que por ejemplo las patatas fritas, la carne, el marisco y el pescado no están exentos de haber entrado en contacto con un contaminante durante su producción y que las conservas por ejemplo, comparten elementos contaminantes con los faros de un coche…

En este enlace podéis ver el programa: