Abono Natural: Posos del Café


Un compañero de una comunidad de Google+ (Esmeralda Azul) compartía un artículo sobre el uso de los posos de café en la plantación de setas, resultando ser muy beneficioso para ellas. Lo que me llevó a la pregunta de: ¿Serán también buenos para el macetohuerto? o ¿Qué beneficios podrían tener en nuestro jardín?

Esmeralda Azul se puso en contacto con Tiago Marques, una persona portuguesa que se dedica a la producción de setas en posos de café, que a su vez se puso en contacto conmigo donde me daba a conocer muy amablemente su proyecto pero que desconocía exactamente para qué hortalizas podría ser beneficioso su uso, que estaban investigando. Desde aquí queremos agradecer tanto a Esmeralda Azul como a Tiago su amabilidad por querer informarnos.

Al no encontrar respuestas me dispuse a indagar por internet, a investigar un poco sobre el tema en diversas webs y foros. Opiniones para todos los gustos, unos que utilizar los restos que nos sobran en el filtro de la cafetera son beneficiosos, otros que no... Pero he decidido hacer caso a la mayoría. Lo que sí comparte la mayoría, es que los posos del café sirven para repeler caracoles, babosas y mosquitos, ya que tanto el olor del café como su acidez les "espanta". Sólo basta con colocar una hilera de posos de café rodeando nuestras plantas, por lo que ¡Adiós Babosil!

Las abuelas han usado los restos del café toda la vida como abono para sus plantas, y se comenta que sus plantas eran la envidia del pueblo, pero ¿es igual de beneficioso para todas las plantas? Según parece, la respuesta es NO. Su uso no es aconsejable en tierras ácidas, ya que al ser los sedimentos del café ácidos, acidificaríamos más aún la tierra, pudiendo estropear nuestras plantas de manera irremediable.

En Bricomanía comentaron que es bueno su uso en plantaciones de rábanos y zanahorias, en unas cantidades determinadas. En el caso de los macetohuertos, se aconseja no superar las 2 cucharadas soperas de los posos del café, mezclándolos bien con el resto de sustrato. Aunque también hay quienes usan el resto del café líquido que no hemos bebido diluyéndolo en bastante agua y regando las plantas con ello.

En jardinería se puede usar para diversas plantas, como por ejemplo las calas, azaleas, arces...

Otro de los beneficios que aportan los posos del café, a parte de contener nitrógeno, fósforo y potasio, es que al contener alcaloides, estimulan todo el aparato radicular, es decir,  auxinas que promueven y ayudan al arraigamiento de nuestras plantas, a que aparezcan más raíces favoreciendo así el crecimiento de la planta.

De todos modos, siempre quedará compostarlo con otros restos orgánicos y utilizarlo como verdadero abono, usándolo así para cualquier tipo de plantas.



1 comentarios: