Regreso tras tiempo de parón

Sé que he tenido muy abandonado el blog últimamente, pero he decidido regresar y comentar mis experiencias, mis opiniones, mis aficiones o todo lo que tenga opción de opinar o comentar...

He pasado por muchas cosas desde que abandoné el blog, entre ellas la decadencia en las actualizaciones del fotolog y el paso más masivo y efusivo hacia la mayor red social utilizada en España: Tuenti. La verdad es que cuando no estoy trabajando, aprovecho el ratín que puedo para conectarme, ver privados, comentarios, fotos... Y ¿por qué no? también para conocer a mucha gente o para profundizar más con algunas personas con las que pueda sentir más afinidad.

Otro tema por el que tengo que hablar en esta nueva etapa de El Observador, es sobre la AMISTAD. Esa palabra, o mejor dicho: sentimiento, que much@s usan a la ligera... Y es que ser amigo de alguien o tener un amigo, no sólo es para usarlo cuando más te interesa, no es hablar sólo cuando te sientes sol@, o cuando no tienes absolutamente nada que hacer... Tampoco lo es el malmeter, o al menos intentarlo con otros amigos... ¡Intento fallido of course! Y mucho menos intentar hacer sentir a la otra persona como si fuera tonta o estúpida cuando ambos conocen la verdad... Acéptala o no, pero la sabemos...

Luego están esas personas que fingen ser lo que no son. ¿Por qué? Por tener afán de protagonismo supongo, quizá para que el mundo esté pendiente de ellos... Pero lo más triste es que no lo consiguen... Unos intentan aparentar que son de una clase social mayor, otros al contrario, que van de sin un duro y aparecen después imágenes que demuestran lo contrario, o simplemente hechos, como viajes por ejemplo.

Son personas que intentan aparentar, ser quienes no son... A nosotros no nos engañan, se engañan ell@s. Yo pregunto una cosa, ¿Qué es más triste? ¿aceptar la realidad y ser quien eres y como eres? o ¿ fingir ser otra persona ajena a ti y no darte a conocer y darte a valorar por lo que en verdad eres? Que la gente piense lo que quiera y haga lo que quiera, están en su derecho, pero... que no me toquen a los míos, porque a lo mejor el bueno de El Observador tiene que empezar a enseñar dientes.

Como diría un buen amigo mío: "¿Momento Catfight?" Maybe...



Prometo escribir pronto... Esta nueva etapa será todo más PERSONAL.

El Observador ha vuelto

6 comentarios: